Bibliografía Foro Miscelánea FanFictions Equipo  


Ubicaciones reales: Fuente del Ángel Caído, Madrid

Los personajes de Laura visitan muchos lugares a lo largo y ancho del planeta, pero a veces pasan por sitios que tenemos muy cerca, aunque sea para ser atacados por un demonio. Éste es el caso de Cat, nuestra querida protagonista de Dos velas para el diablo, cuya descripción del monumento que nos ocupa es su mejor carta de presentación:

12_mad051



La estatua del Ángel Caído.

En algún sitio leí que Madrid es la única ciudad del mundo que tiene una escultura dedicada a Lucifer. No sé si será verdad que es la única, pero, en cualquier caso, he de reconocer que es hermosa.

La mano que cinceló esta escultura representó al emperador demoníaco como un hombre joven, musculoso e indudablemente guapo. Una serpiente se enrosca sobre su cuerpo, atándolo al mundo, quizá, mientras él mira al cielo y grita de horror. ¿Es horror o es dolor lo que veo en su rostro? ¿O tal vez desafío? No lo sé; no me cabe en la cabeza que el gran Lucifer, de quien tanto he oído hablar, pudiera llegar a mostrar una expresión tan humana alguna vez. Y, sin embargo, aquí está, suplicando al cielo, alzando una de sus alas hacia lo alto en una última y desesperada protesta.



Conocida como estatua, oficialmente se trata de la Fuente del Ángel Caído, y está formada por la escultura y su pedestal. La primera se llama, efectivamente, El Ángel Caído, y fue esculpida por el artista madrileño Ricardo Bellver en 1877. Para ello, el escultor se inspiró en unos versos del primer canto de El Paraíso Perdido de Milton, que dicen así:

Por su orgullo cae arrojado del cielo con toda su hueste de ángeles rebeldes para no volver a él jamás. Agita en derredor sus miradas, y blasfemo las fija en el empíreo, reflejándose en ellas el dolor más hondo, la consternación más grande, la soberbia más funesta y el odio más obstinado.

angel-caido

El pedestal le fue encargado a Francisco Jareño en 1880, con el fin de exponer la obra de Bellver al aire libre. Jareño utilizó la estructura de una fuente con un amplio pilón, y el conjunto fue inaugurado oficialmente en los Jardines del Buen Retiro de Madrid en 1885.

A pesar de que ésta es la creencia popular (como se trasluce en la obra de Laura), el monumento no es un homenaje a Lucifer, sino que muestra a un ángel caído desconocido. Sin embargo, este falso mito, unido al hecho de que la estatua se halla a 666 metros de altitud sobre el mar en Alicante, hace que este rincón del Retiro cuente con una particular popularidad.

Como dice Cat, también se cree que es la única estatua del mundo dedicada al Ángel Caído, pero esto no es así. En Turín (Italia) hay una escultura de Lucifer en la cima del Monumento al Traforo del Frejus; en Tandapi (Ecuador), la obra El poder brutal representa la cara del Diablo; y en Nueva York (EEUU) hay una estatua de Lucifer en el Rockefeller Center.

Con tanta presencia demoníaca a nuestro alrededor, no es de extrañar que la Fuente del Ángel Caído fuera el lugar en el que Angelo citó a Cat, y donde ésta fue atacada por un demonio. Quizá deberíamos tomárnoslo como una advertencia y vigilar nuestras espaldas al pasar cerca de alguno de estos lugares. Quién sabe si alguna criatura maligna agazapada por allí planea llevarnos al Infierno.

Escrito por Ane el Domingo 30 de Noviembre de 2014.


¡Escribe tu comentario!
La Web no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

 

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

       

Mándanos tus propuestas, dibujos, opiniones, colaboraciones, viñetas...
correoidhun.net 

¡YA A LA VENTA!

 

La antología Por una rosa​ está disponible en México, Argentina, Colombia, Chile y Uruguay

Cuando me veas ya está disponible en Colombia y Ecuador. Próximamente en Argentina y México.

El 24 de agosto saldrá publicado Convulsión (tercera parte), el cómic número 13 de Memorias de Idhún


Idhun.net © 2018

Idhun.net no tiene afiliación con Laura Gallego, SM, Montena, Minotauro, Planeta, Bruño, Laberinto, Alfaguara, Edebé, Destino, Brief, Algar ni Pearson-Alhambra.

Muerte a Kirtash