Bibliografía Foro Miscelánea FanFictions Equipo  


Discurso de Laura Gallego
Ya está disponible el discurso que dio la escritora valenciana en la ceremonia de entrega del Premio Cervantes Chico que tuvo lugar el jueves pasado en la localidad madrileña de Alcalá de Henares.


ENTREGA DEL PREMIO CERVANTES CHICO
Alcalá de Henares, 27 de octubre de 2011

Estimados amigos:

Cuando me senté a escribir este discurso, tenía claro que quería iniciarlo con unas palabras de agradecimiento, pero enseguida me encontré con la circunstancia de que había tantas personas a las que quería dar las gracias, y por tantos motivos, que no sabía por dónde empezar. Comenzaré agradeciendo, sin ninguna duda y de todo corazón, al Jurado del Premio Cervantes Chico por haberme concedido el honor de ser la galardonada en esta ocasión: al Ayuntamiento de Alcalá de Henares, a la Asociación de Libreros, a todos los implicados en esta celebración y a todos los que hoy estáis aquí, participando en esta gran fiesta literaria.

Pero mi gratitud no termina en este punto. Quería dar las gracias no sólo por haberme concedido este premio, sino, sobre todo, por el simple hecho de que este premio exista. Porque hay personas que luchan para que la literatura infantil y juvenil obtenga el reconocimiento que se merece y deje de verse como una literatura "de segunda clase". ¿No es un contrasentido que reconozcamos todos la importancia de la lectura en la infancia y la adolescencia y, al mismo tiempo, la sociedad en general menosprecie los libros que los niños leen? Yo, que siempre he defendido que todo el mundo tiene derecho a leer y a ser respetado por ello, independientemente de la edad que tenga, reconozco la gran importancia que tiene un premio como éste, porque significa que no sólo se valora a los autores de literatura infantil, sino también a los niños como lectores. Y esto es vital para el fomento de la lecturay, sobre todo, para que la magia no se rompa.

Intentaré explicarme: siempre se habla de la relación entre un autor y sus lectores. Un escritor puede conectar con sus lectores de muchas maneras. La primera es a través de su obra. Pero también, y sobre todo en el caso de los autores que escribimos literatura infantil y juvenil, a través de actos en colegios, en librerías... a través de las cartas que nos puedan escribir, y que la mayoría intentamos contestar... a través, incluso, de internet, de los foros o las redes sociales. Sin embargo, la primera conexión es la más importante: la que se da a través del libro. Yo siempre suelo decir que las palabras tienen que ser un puente entre el autor y el lector, y no una barrera. No hay relación más directa entre el escritor de un libro y el lector que el libro en sí.

Pero curiosamente, si nos detenemos a examinar cómo funciona todo esto, nos encontraremos con que autor, lector y obra son solo tres eslabones de una cadena mucho más larga.

Todo empieza cuando el escritor tiene una idea y decide desarrollarla hasta convertirla en una historia. Eso no sucede de repente; una idea no es más que la primera pieza del puzzle, una semilla que tendrá que crecer hasta convertirse en una historia. Toda la trama, los personajes, la acción, etcétera... va desarrollándose en la imaginación del escritor, que quizá también tenga que tomar notas, documentarse, hacer esquemas... Cuando la historia está ya lo bastante "madura", por así decirlo, el autor se pone a escribir, y luego a revisar, y a corregir... hasta que el libro está terminado. Es un trabajo que requiere mucha concentración, tiempo y esfuerzo. Pero el asunto no termina ahí, ni siquiera cuando el autor escribe la palabra "Fin". Después, si tiene suerte de encontrar una editorial que quiera publicar su libro, viene todo el proceso de edición. Los correctores, editores, ilustradores, maquetadores y el resto de las personas que trabajan en la editorial son más eslabones de la larga cadena que une al autor con el lector. Además, el libro se tiene que imprimir, vender y distribuir a librerías... y ya tenemos a más profesionales implicados: impresores, distribuidores, comerciales... y, por supuesto, libreros y bibliotecarios, esas personas encargadas de cuidar el lugar donde habitan los libros. Así, y gracias a todos ellos, un lector puede entrar en una librería, o en una biblioteca, recorrer sus pasillos y revolver entre los libros que hay expuestos en busca de uno que le llame la atención. A menudo, en el caso de los lectores más jóvenes, lo hará acompañado y aconsejado por su padre, su madre o su profesor, que se convierten, de esta manera, en eslabones de nuestra cadena, que se va volviendo cada vez más larga. Por fin, el lector elige un libro para leer y se adentrará entre sus páginas como un explorador que ha descubierto un nuevo continente. Puede ser una historia de aventuras, de misterio, de amor o de magia, el caso es que siempre nos llevará más allá, alimentará nuestra imaginación, nos hará soñar con otros mundos y nos enseñará que cualquier cosa es posible. Y cuando acabemos de leer y cerremos el libro se habrá obrado por fin la magia. Hemos visto en nuestra imaginación, como si fuera una película, la historia que se contaba en sus páginas. Porque las letras tenían un significado, y esos significados han llenado de imágenes nuestra mente; hemos visto a sus personajes sin necesidad de fotos y hemos viajado a otros lugares sin coger un avión. Y lo más misterioso de todo es que esa misma historia estaba ya en la cabeza del escritor, y gracias a todo este proceso se transmite también a la imaginación de docenas, cientos o miles de lectores. Con una conexión tan directa, tan poderosa y tan especial como si el libro fuera una flecha de fuego lanzada desde un corazón a otro. Así que, al final, esta cadena tan larga de profesionales del mundo del libro existe, sobre todo, para acortar la distancia entre el autor y los lectores. Para que, en efecto, las palabras sean un puente, y no una barrera.

¿Por qué os cuento todo esto? Pues porque hace tiempo descubrí otra cosa: que en realidad, la cadena no es exactamente una cadena, sino un círculo.

Porque yo he venido aquí como autora, como una persona que escribe libros que otras personas leen. Pero también soy lectora. Y también fui una niña que se perdía por los pasillos de las librerías buscando con ilusión un nuevo libro que leer. También pasaba horas perdida entre las páginas de mis libros favoritos mientras dejaba volar mi imaginación. También, alguna vez, estuve sentada en un salón de actos, con mis compañeros de clase, escuchando cómo otras personas, personas mayores, hablaban de la importancia de la lectura y de la magia de los libros. Todo aquello fueron pequeñas semillas que fueron creciendo en mi interior, desarrollando en mí el amor por la literatura, hasta que, sin dejar de ser lectora, empecé a ser escritora.

Por eso, y por muchas otras razones, la literatura infantil y juvenil es tan importante. Empezamos a formarnos como lectores y como personas en la infancia. Los libros que recordamos con más cariño, los que más nos marcan y nos hacen soñar, son los que leímos cuando éramos niños o adolescentes. Y por eso hoy doy las gracias a todos los autores, por escribir y alimentar la imaginación de tantas personas, incluyendo la mía. Y también os doy las gracias a todos vosotros, lectores. Porque todo viene a ser una sola cosa, y está relacionado. Porque leemos, escribimos. Y porque escribimos, otras personas leen.

Y todo esto empieza cuando empezamos a juntar nuestras primeras letras. Aquí están los cimientos, las bases, el origen de todo. Por este motivo no he venido aquí a decir: "Niños, leed; y vosotros también, mayores, leed".  No; yo no he venido a hablar de las personas que no leen; ellos se lo pierden. Hoy, en este día tan especial, quiero hablar de las personas que sí leen, por contribuir a que la rueda siga girando, a que se inventen historias nuevas y que las viejas nunca se olviden. A todos vosotros: gracias por leer.

 

Laura Gallego


Escrito por Rocy el Miércoles 2 de Noviembre de 2011.
Categoría: Eventos


¡Escribe tu comentario!
La Web no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

Elia_Salamandra dijo:
Es un discurso precioso! :) Qué pena no haber podido estar allí para oírlo :( Pero bueno, otra vez será, siempre que la infinita rieda de lectores-escritores siga girando y haciéndonos soñar ;)
Jueves 3 de Noviembre de 2011, 18:10


Marytta dijo:
Sinceramente, me he quedado sin palabras. Un discurso totalmente insuperable. Mis más sinceras felicitaciones a Laura.
Jueves 3 de Noviembre de 2011, 20:59


 

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

       

Mándanos tus propuestas, dibujos, opiniones, colaboraciones, viñetas...
correoidhun.net 

¡YA A LA VENTA!

 

La antología Por una rosa​ ya está disponible en México, Argentina, Colombia, Chile y Uruguay

En mayo Cuando me veas llegará a las librerías de Colombia

A lo largo de este año saldrá publicado el cómic número 13 de Memorias de Idhún 


Idhun.net © 2017

Idhun.net no tiene afiliación con Laura Gallego, SM, Montena, Minotauro, Bruño, Laberinto, Alfaguara, Edebé, Destino, Brief, Algar ni Pearson-Alhambra.

Muerte a Kirtash